jueves, 9 de agosto de 2012

ANÍS



Hoy voy a hablar un poco sobre el anís, una planta que todos conocemos y hemos utilizado algunas veces, bien sea para aderezar dulces, en infusiones, alguna copita de licor de anís..., pero quizás no sepáis que es una de las plantas más antiguas del mundo, hay pruebas de su existencia desde hace 2.000 años a.c.




Hay que hacer notar que existen varias especies de anís, aunque son más conocidas estas dos :anís verde (pimpinela anisum) y anís estrellado (illicium verum). Empezamos por el anís verde:
Es una planta herbácea anual umbelífera, originaria de Oriente y traída por los árabes. Somos los principales productores. También se la conoce como matalaúva, hierba dulce, matalahúga, pimpinela blanca.




Desde siempre se ha utilizado como planta medicinal, como especia y como alimento. Es buena principalmente para el aparato digestivo: posee propiedades carminativas, antiespasmódicas, estomacales y sedantes.




Muy indicada para:
  • Aerofagia.
  • Flatulencias.
  • Gastritis.
  • Acidez de estómago.
  • Digestiones difíciles.
  • Dolor de estómago.
  • Mal aliento




También para enfermedades respiratorias como:
  • Bronquitis: ayuda a expulsar mucosidad y rebaja la inflamación.
  • Catarro: quita las molestias.
  • Asma: mejora la respiración al disminuir las secreciones.




Sistema nervioso: nerviosismo, astenia nerviosa; también se usa para hacer gargarismos para úlceras, anginas, faringitis.




Como dije antes, es muy utilizado en nuestras cocinas como especia para preparar platos y dulces, dándoles un aroma y sabor inconfundible. Como muestra los riquísimos pestiños, tortas caseras, las rosquillas de anís...(quién no las hace en su casa).




El anís estrellado es la otra variedad, algo menos conocido pero que se va utilizando cada día más, esta planta es parecida al laurel, de la familia de las magnoliáceas, en castellano Anís de China o Badiana. A diferencia del anís verde, de éste sólo se utiliza el fruto, que tiene la forma de una estrella de ocho puntas de color marrón.





Tiene propiedades similares y también su uso es principalmente en infusión, aunque también lo hay en esencia. El anís verde, una cucharadita de granos por taza, tomando 2 ó 3 al día, principalmente después de las comidas; el anís estrellado 2 ó 3 frutos por taza.





No quiero despedirme sin hacer mención de los buenos licores de anís que tenemos aquí en nuestra tierra, aunque algunas fábricas hayan tenido que cerrar aún quedan varias que hacen un anís estupendo, que siempre que no se abuse de él sienta muy bien tomar una copita de vez en cuando.



3 comentarios:

  1. Recuerdo que a los bebes para sus "gases",dolor de tripita, se les daba un infusion de manzanilla con anis estrellado.
    Con buenos resultados.

    ResponderEliminar
  2. Bonita entrada.
    Sabía de las propiedades curativas del anís para el aparato digestivo, pero no del respiratorio.
    No te acostarás sin saber una cosa más.

    ResponderEliminar
  3. A mi mi madre de pequeño me daba infusiones. Hace muchos años que no lo pruebo, el anis estrellado, pero aun hoy sigo pensando en el, que rico!!!.

    El verdadero poder de la comida esta en saber escuchar como siente al cuerpo y no precisamente por los sabores, que los tenemos engañados. En este caso para ser un sabor natural es realmente dulce y delicioso.

    Las plantas mas "insignificantes" como el perejil, el ajo, acelgas, trebol, moringa al igual que saber escuchar como lo recibe el cuerpo es la mejor medicina posible.

    ResponderEliminar