viernes, 5 de abril de 2013

Brezo



  




Este pequeño arbusto, siempre que vayamos por la sierra nos llamará la atención tanto por el verdor que tienen sus pequeñas hojas como por el espectacular colorido de sus diminutas flores, que aunque son pequeñitas pero al estar arracimadas al final de sus ramas, destacan por los tonos, que van desde el blanco, rosa claro, naranja o fucsia.



 

 

Es originario tanto del sur de África como de Europa; tiene múltiples usos en fitoterapia ( es el tratamiento con plantas con fines terapéuticos), y entre ellos destacamos éstos:
  •  Antiinflamatorio, para vejiga y próstata.
  • Diurético y antiséptico, para infecciones urinarias.
  • Astringente, por su alto contenido en taninos.
  • Tiene efecto sedante.
  • Quemaduras solares, gota, reuma.






En infusiones se cuece un puñadito de flores en agua, se toman no más de 3 tazas al día. No es recomendable en niños.

Para las quemaduras solares e irritación de la piel se utilizará en forma de cataplasma y para el reuma y gota son muy efectivos los baños. No debemos olvidarnos de la miel que se elabora de la recolección de sus flores, de tono algo más oscuro pero de sabor exquisito.








Y para terminar, algunas curiosidades:

Es una de las 38 flores de Bach.

Con su madera se fabrican las pipas de fumar, pues su madera no arde.

En la antigua Grecia se hacían escobas con sus ramas.

Los celtas lo llamaban Ur y lo consideraban bueno para atraer suerte y lluvia.










3 comentarios:

  1. Muy bonita entrada, la flor del brezo es preciosa y la miel exquisita.

    ResponderEliminar
  2. ¡ Cuanto sabes!
    Qué bien nos vienes tus consejos.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa entrada y buenos conmsejosa tener en cuenta. Gracias.

    ResponderEliminar