martes, 10 de marzo de 2015

¿Sabías que...





...los griegos y romanos premiaban a los vencedores con coronas de laurel?
El laurel era considerado por éstos como un árbol protector, representaba la gloria y de ahí el término “laureado” que se le adjudica a la persona que ha obtenido un reconocimiento.

 Para encontrar el origen del uso de estas coronas nos remontaremos a los Juegos Délficos llamados así por celebrarse junto al templo de Delfos; estos Juegos eran casi tan importantes como los de Olimpia. En principio fueron competiciones de música y cantos para después sumársele pruebas atléticas celebrándolos cada 4 años.










 Llegó a tal punto la similitud con los Juegos Olímpicos que para diferenciarlos a los vencedores de Olimpia se les coronaba con ramas de olivo y a los de Delfos con ramas de laurel. Estos griegos a su vez tomaron este hábito basándose en la mitología, en la historia de Apolo y Dafne:


 
 
Dicen que Apolo, por orden de su padre Zeus tomó posesión del santuario de Delfos junto con su oráculo tras matar a Pitón, un monstruo con forma de dragón que era el encargado, por orden de la diosa Hera, de matar a cualquier persona o animal que osase acercarse al templo.
 



Apolo, tan orgulloso estaba de su victoria que se atrevió a burlarse del dios Eros por llevar arco y flechas siendo aún tan niño. Muy irritado Eros, le disparó una flecha que hizo que se enamorara perdidamente de la ninfa Dafne, hija de la Tierra y del río Peneo de Tesalia mientras que a ésta le dispara otra de plomo que le hizo odiar el amor de Apolo.




Huyendo desesperadamente del dios y cuando estaba a punto de ser alcanzada, pidió ayuda a su padre, el río Peneo y éste la convirtió en un árbol, el laurel. Apolo, aunque no puede ya casarse con ella continuó sintiendo un profundo amor por la planta concediéndole estar siempre verde, y para estar junto a su amada se adornaba los cabellos con sus ramas.

 


Como resultado de esto el laurel es la planta consagrada a Apolo en recuerdo de su amor, y una corona es el premio que recibían los ganadores de los Juegos.
 





Imágenes tomadas de Internet. 


3 comentarios:

  1. Interesante entrada.
    Cuantas cosas buenas nos regala la naturaleza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, y nunca nos cansaremos de aprender de ella.

      Eliminar