domingo, 2 de marzo de 2014

Espino albar






Pues resulta que en mi casa, tantos años tomando según mis padres infusiones de tila recolectada por ellos y, al cabo de los años descubro que era de espino albar.

Tengo bonitos recuerdos de mi infancia, uno de ellos era cuando en primavera salíamos al campo; mi padre sabía en qué zona estaban lo que él decía que eran tilos, cogíamos sus flores y hojas y ya en casa las extendíamos en cajas grandes y así había “tila” para todo el año pues mi madre solía hacerse un par de infusiones diarias.

  






El espino albar o espino blanco, majuelo, majoleto (Crataegus oxyacantha) de la familia de las rosáceas procede del centro de Europa, norte de África, Norteamérica y oeste de Asia. Se conocen sus propiedades desde antaño, en la medicina tradicional china es conocida como shan_zha y los griegos lo tenían como símbolo de pureza y protección: colocaban sus ramas en la cama de los recién casados y en las cunas de los niños para ahuyentar a los malos espíritus.

 






Sepamos que nos encontramos ante una de las plantas más efectivas y beneficiosas para el sistema nervioso y un gran aliado para el corazón. Entre las muchas indicaciones destacaremos estas:
  • Trastornos del ritmo cardíaco: arritmias, taquicardias.
  • Arterioesclerosis y anginas de pecho.
  • Hipertensión.
  • Vértigos y acúfenos.
  • Trastornos cardíacos de origen nervioso: Palpitaciones, dolores anginosos.
  • Sofocos: muy indicado en la menopausia.
  • Ansiedad e insomnio. Se combina con otras plantas como passiflora, valeriana, melisa...



 




 No sólo sus flores y hojas se utilizan, también sus bayas, de un rojo intenso y ricos en vitamina C y B y minerales sirve para hacer una mermelada exquisita y la decocción de su corteza rebaja la fiebre.

Como curiosidad, he encontrado bastantes leyendas sobre este árbol tan extendido por todos los bosques y sierras pero en otra entrada se hablará de ellas, creo que ahora es tiempo, al acercarse la primavera y estar próxima su floración, de admirarlos, pasear cerca de ellos y aspirar su suave aroma y si lo recolectamos seguro que tendremos relajantes infusiones todo el año.







 Las fotografías han sido tomadas de Internet.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario